Nuevas especies de esponjas del Seno Magdalena, Fiordo Puyuhuapi y Canal Jacaf (Chile)

Nuevas especies de esponjas del Seno Magdalena, Fiordo Puyuhuapi y Canal Jacaf (Chile)

Las esponjas son los animales pluricelulares más primitivos que existen. No tienen tejidos u órganos verdaderos. Son sésiles, es decir, viven fijadas a una estructura. Su cuerpo consiste en una estructura porosa, razón por la cual reciben el nombre de Poríferos. El esqueleto es más bien complejo y proporciona sostén a las células vivas del animal. Puede constar de espículas calcáreas, espículas silíceas, fibras de espongina proteínica o una combinación de las mismas. Las espículas tienen una variedad de formas y son importantes en la identificación y clasificación de las especies.

Hasta ahora, solo se habían reportado 177 especies de esponjas (Porifera) para las aguas costeras chilenas. En el reciente artículo de Bertolino y colaboradores, donde participa el investigador de COPAS Sur-Austral, Giovanni Daneri, se describen 9 nuevas especies de esponjas para la ciencia. Éstas están incluídas entre las 23 especies de esponjas que encontraron durante estudios de buceo realizados en el Seno Magdalena, Fiordo Puyuhuapi y Canal Jacaf en la Patagonia chilena.

Los fiordos de la Patagonia chilena cubren un área de casi 240 000 km2 en una de las áreas menos densamente pobladas del país (1-8 habitantes por 10 km2). En las últimas tres décadas, sin embargo, ha aumentado la influencia de las actividades antropogénicas en estos ecosistemas terrestres y acuáticos, en su mayoría prístinos. La explotación de los recursos naturales de la región (pesca, turismo) y la expansión del cultivo comercial de salmón y mejillón están aumentando la presión sobre estos frágiles ecosistemas de fiordos, y ahora requieren una mayor vigilancia y protección científica.

Las aguas costeras de la Patagonia chilena albergan más de 1700 especies de animales bentónicos. La biodiversidad de los organismos que se alimentan por filtración es de particular interés dados los altos niveles de productividad primaria y los complejos procesos físico-químicos que ocurren en estos ecosistemas.

Estas son las 9 nuevas especies:

  1. Hymerhabdia imperfecta, llamada así por la presencia de espículas tipo rabdoestilo imperfectas, se encontró en un acantilado rocoso a una profundidad de 25 a 30 m.
  2. Axinella cylindrica, nombrada por la forma del cuerpo, se encontró en un acantilado rocoso cubierto por algas coralinas, a una profundidad de entre 15 y 20 m.
  3. Axinella coronata, nombrada por la corona de finas espinas que rodean los tiloestilos individuales, registrada en acantilados rocosos y paredes cubiertas por algas coralinas, a una profundidad entre 20 y 25 m.
  4. Biemna aurantiaca, nombrada así por su color naranja, vive a una profundidad de 20 m en una pared vertical.
  5. Biemna erecta, nombrada así por su forma de crecimiento, vive en una pared vertical a una profundidad de 20 m.
  6. Biemna typica, nombrada por el complemento de sus espículas típico del género, vive en una ladera rocosa cubierta por algas coralinas, a una profundidad de entre 15 y 20 m.
  7. Scopalina cribrosa, llamada así por la superficie cribrosa de la esponja, vive a una profundidad de 20 m, en una ladera rocosa cubierta por algas coralinas.
  8. Rhizaxinella strongylata, llamada así por la presencia de estilos estrongiloides en las espículas, vive a una profundidad entre 20 y 25 m en una pared vertical.
  9. Darwinella pronzatoi, nombrada en honor al profesor Roberto Pronzato (DISTAV – Università degli Studi di Genova) en reconocimiento a sus importantes contribuciones a los estudios taxonómicos de las Demospongiae, vive a una profundidad de 15 m en un área sombreada en una pared rocosa.